dilluns, 21 de març de 2011

De nuevo el Mar

De vuelta a Barcelona y de vuelta al Mar. Sentir la calma y la tranquilidad de pasear a su lado. Después de un tiempo en Toledo me he dado cuenta de la liberación que supone ver de nuevo el Mar. El sol del primer día de primavera pega fuerte sobre la playa vacía donde los enamorados aprovechan para darse besos. Me dejo llevar por el suave oleaje y esa brisa fresca que te acaricia las mejillas al caminar.
Deliciosa tarde que ayuda a olvidar nuestras miserias cotidianas.


El Mar recibe a todos. Paseantes solitarios, corredores haciendo "footing", amigos charlando distraidamente, turistas de paso...


Me encanta contemplar la inmensidad del azul al lado del marrón arenoso en un día claro y nítido de una nueva primavera. Con la calma y la serenidad de esos días en que nadie se atreve a bañarse porque el agua está todavía muy fría. Y las multitudes aguardan la llegada del verano y sus vacaciones.


Alegría serena,
sueño reparador
allí donde el horizonte
une cielo y mar.
Bonita amistad.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada