dilluns, 21 de març de 2011

De nuevo el Mar

De vuelta a Barcelona y de vuelta al Mar. Sentir la calma y la tranquilidad de pasear a su lado. Después de un tiempo en Toledo me he dado cuenta de la liberación que supone ver de nuevo el Mar. El sol del primer día de primavera pega fuerte sobre la playa vacía donde los enamorados aprovechan para darse besos. Me dejo llevar por el suave oleaje y esa brisa fresca que te acaricia las mejillas al caminar.
Deliciosa tarde que ayuda a olvidar nuestras miserias cotidianas.


El Mar recibe a todos. Paseantes solitarios, corredores haciendo "footing", amigos charlando distraidamente, turistas de paso...


Me encanta contemplar la inmensidad del azul al lado del marrón arenoso en un día claro y nítido de una nueva primavera. Con la calma y la serenidad de esos días en que nadie se atreve a bañarse porque el agua está todavía muy fría. Y las multitudes aguardan la llegada del verano y sus vacaciones.


Alegría serena,
sueño reparador
allí donde el horizonte
une cielo y mar.
Bonita amistad.

dilluns, 14 de març de 2011

Continua plovent a Toledo

 
Els carrers solitaris
un dia més
són al meu
davant.




La pluja
i el seu goteig constant,
lluny del soroll i
de la ciutat.



Semblo
atrapat en el temps,
de pedra
envoltat i carrerons
que fugen i no van
enlloc.



Sentiments enfrontats,
mirades que s'escapen
buscant retrobar-se.



Esglésies i sants
que miren des d'una
esplendor passada
omplen de melangia
les passejades.

 

La vida és al
carrer,
però tothom 
prefereix
quedar-se
a casa.




dimarts, 1 de març de 2011

Unos días en Toledo







calle del casco viejo
típica puerta toledana













Estoy pasando unos días en Toledo visitando a Lisa. Gracias a ella he podido descubrir esta bella ciudad cargada de historia. El Casco Viejo es la zona ideal para pasear y dejarse llevar por los múltiples rincones que aguardan al viajero. Sus estrechas y a veces oscuras calles como de medina árabe hacen del Casco Viejo ese lugar propicio para perderse. Cada vez que salgo a pasear descubro cosas nuevas y nuevas rutas antes desconocidas. No obstante, debo decir tambien que Toledo tiene ese aire austero y sobrio que sus múltiples iglesias y conventos le han ido confiriendo a lo largo de su historia y esa grandeza que se detecta en las ciudades que han sido centro de poder.

Haciendo un poco de historia, Toledo fue declarada ciudad Patrimonio de la Humanidad en 1986. Hace ya unos cuantos años el romano Tito Livio la definió como "parva urbs, sed loco munitia" (lugar pequeño pero bien fortificado). Los romanos la denominaron Toletum y construyeron templos, teatros, circos, murallas y un acueducto.
Los musulmanes que llegaron en el siglo VIII la llamaron Toleitola. A partir de entonces comenzó a fraguarse la tolerancia entre las tres culturas y religiones (judía, musulmana y cristina) eso sí, con alguna tensión de por medio.
En el año 1085 las tropas cristianas de Alfonso VI conquistan la ciudad. Durante la época medieval Toledo es la sede de la Corte y capital de la monarquía castellana.
No es hasta el siglo XVI cuando Toledo alcanza su mayor esplendor, incluso después que Madrid pasara a ser la capital en el 1561. La única institución importante que quedó en la ciudad fue la iglesia llegando a ser considerada como la "segunda Roma" y hay quien la llama en los siglos XVI al XVIII ciudad convento.

En ese ambiente producirá sus cuadros el gran pintor de origen cretense conocido como El Greco.
Ya en el siglo XX la ciudad valorará su patrimonio artístico y se inundará de turistas.


 Hasta aquí un poco de la historia de esta ciudad situada en lo alto de una colina y flanqueda por el río Tajo. Próximamente más fotos y comentarios. Hasta pronto.